El sector del directo en Rusia ha hecho un llamado conjunto a la paz, y un destacado promotor habla de la «catástrofe» que enfrenta el negocio de la música en vivo de la región.

Decenas de promotores rusos y otros empresarios firman una carta que pide fin al conflicto con Ucrania.

Todos nuestros pensamientos y oraciones están con nuestros amigos ucranianos”, dice Semyon Galperin, productor, director de arte y booker de talento para la sala de música en vivo Tele-Club Ekaterinburg, ubicado al este de Moscú. “Nosotros, los rusos que estamos en contra de la guerra, nos sentimos devastados, es una catástrofe”.

Galperin le dice a IQ que las implicaciones para las giras internacionales significan que las cancelaciones masivas son inevitables. Sin embargo, habrá más efectos colaterales de las sanciones financieras impuestas al banco central de Rusia por parte de EEUU, el Reino Unido y la UE.

La industria de la música está reflejando las sanciones económicas impuestas contra Rusia debido a su acción militar en Ucrania. La semana pasada, varios artistas importantes, incluidos Green Day, Eric Clapton, Imagine Dragons y otros, cancelaron los próximos espectáculos en Moscú y San Petersburgo.

Estas cancelaciones son particularmente dañinas para el ecosistema del directo en el país, dada la caída en los ingresos que experimentaron tanto artistas como recintos, por motivo de la pandemia.

No creo que artistas extranjeros puedan tocar en Rusia en un futuro cercano”, Continúa Galperin. “Estoy seguro de que todo lo que tenemos planeado, o en venta, se va a cancelar.

Tendremos que reembolsar a los compradores de boletos, pero parte del dinero ya está en las cuentas bancarias de las agencias y no podrán devolverlo, porque la mayoría de los bancos rusos estarán bajo severas sanciones.

Por lo tanto, la parte internacional del negocio sufrirá pérdidas terribles, lo que probablemente hará que muchas de las principales empresas rusas quiebren o se endeuden severamente”.

El empresario también señala los obstáculos que la censura del gobierno ruso impone a la industria del directo del país.

«Básicamente, el mercado del espectáculo ruso se reducirá a aquellos artistas que apoyan a Putin o que guardan silencio. Así que podemos decir que ya no hay industria de conciertos en Rusia, aunque siempre habrá cantantes. Incluso en países con las dictaduras más brutales, algunas cosas continúan”.

Written by: